Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Afiliados Hermanos
Recursos y Directorios
Afiliados elite
Palabras claves

Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

Últimos temas
» Instituto Hanakotoba {Elite}
Jue Dic 29, 2016 1:02 pm por Invitado

» American Gangster — Afiliación Normal
Miér Dic 28, 2016 1:38 pm por Invitado

» La Pluma y la Ficción [Confirmación - Elite]
Miér Dic 14, 2016 5:03 pm por Invitado

» Tír na nÓg - Afiliación élite
Vie Dic 02, 2016 12:50 pm por Invitado

» Edurnen chronicles - afiliación elite
Jue Dic 01, 2016 4:18 am por Invitado

» Killing Kirill Meretskov [Misión 30/11/1939]
Vie Nov 25, 2016 4:02 pm por Simo Häyhä

» The Last Hope [Confirmación]
Mar Nov 22, 2016 1:27 pm por Invitado

» Hola soy nuevo (?)
Lun Nov 21, 2016 7:48 pm por alexander anderson

» Registro de Físicos ─ Obligatorio
Lun Nov 21, 2016 7:33 pm por alexander anderson

» RatbagPunce —Confirmación elite.
Lun Nov 21, 2016 7:35 am por Invitado


A call from the chaos [Privado/invocación]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A call from the chaos [Privado/invocación]

Mensaje por Kuroro Lucifer el Jue Jul 14, 2016 5:36 pm



A call from the chaos


Privado
02/01/1940
Berlín, Alemania
Noche

La noche hacía varias horas que había caído, sofocando a la gente con su manto de sombras y miedo, alimentando el terror en los corazones. El inicio de la guerra había cobrado más que solo vidas, llevándose consigo en los ríos de sangre la esperanza y la inocencia de cientos de personas. Sumergía a unos en las profundas corrientes de un ideal egoísta, y a otros los convertía en los objetivos del odio irracional, reduciéndolos a meros peones en una partida que se venía desarrollando desde años atrás; piezas prescindibles a las que se les atribuían los males del mundo.

Desde las sombras, el demonio de mirada grisácea observaba el despliegue de otra escena que seres más compasivos habrían llamado “trágica”. Junto al edificio parcialmente destruido e inhabitado, desde cuya azotea miraba, se encontraba otra edificación a penas en mejor condición, donde habían recluido a una gran cantidad de judíos que, por crueldad del destino o mero azar, eran víctimas de una nueva manifestación de odio alentada por los soldados alemanes.

El fuego comenzaba a devorar las paredes, los gritos de absoluto pavor opacaban las suaves voces de aquellos que, desprovistos ya de sus fuerzas, aceptaban la muerte con palabras llenas de resignación y pesar. Disparos se oían, alaridos eran silenciados; resistencia era ofrecida, pero siempre al final rechazada, reducida a fútiles intentos de conservar lo más preciado: la vida.

Y en medio de todo aquel caos, él decidió hacer su movimiento.

De un salto descendió hacia otro edificio más bajo, éste había sido reducido a meros escombros y, desde ahí se impulsó para aterrizar finalmente de pie en el suelo. Tal hazaña, imposible para seres humanos, ya era un anuncio muy claro; una advertencia de que el hombre de cabello negro que caminaba ataviado con una larga gabardina, no era tan normal como se veía. Una advertencia clara, pero que fue desperdiciada; su silueta iluminada por la trémula luz de las llamas, no fue advertida…

Hasta que fue demasiado tarde.

Los hombres que más próximos a él se encontraban comenzaron a dudar, atemorizados por un súbito escalofrío que recorrió sus cuerpos; cuando se giraron, sus expresiones de horror fueron como las que jamás se habían vislumbrado en aquella ciudad, cuando a los ojos de todos y cada uno, se representó aquello que más temían. No lo veían a él, no como era realmente, y fue por eso que las balas disparadas en su dirección, jamás impactaron. La ilusión proyectada de forma consciente por su presencia, era mucho más grande que la extensión de su simple figura, por lo que los tiros fueron malgastados en objetivos inexistentes que solo en sus mentes eran reales.

Usando sus mayores temores fue como los hizo huir, persiguiéndolos hacia el interior del edificio en el que al inicio había estado observando. Solo soldados corrieron de él, nadie más entendía lo que sucedía, y sin embargo, se permitieron darle cabida, por vez primera en lo que habían sido meses que parecían años, a la alegría y la esperanza. Mucha importancia para él no tenía, pero para sus planes futuros le convenía ser visto como un “salvador” de los rechazados, ya que de todos modos pretendía en cierto modo atacar a los Nazis.

Como ovejas guiadas por la voz y las familiares maneras de su pastor, los hombres fueron conducidos al sótano sin siquiera saberlo; Kuroro entró y cerró la única entrada detrás de sí, dejando el lugar completamente cerrado, mas no oscuro. La luz de innumerables velas desperdigadas por la estancia, permitían vislumbrar la sobrenatural escena. En el medio de la amplia habitación, se encontraba un círculo que desprendía el revelador olor de la sangre, adquiriendo un brillo peculiar, pese a estar seca, debido a la plata y el mercurio que habían sido mezclados con el líquido rojizo. Los cinco hombres, sin siquiera percatarse de ello, habían caminado hasta el interior del diseño que poseían un mágico significado; aún lucían temerosos, pese a que él, apenas había entrado, había dejado de proyectar aquella aura horrible que hacía aflorar las horrorosas visiones.


-Bienvenidos sean al lugar de sus prontas muertes. No se preocupen, porque su sangre no será desperdiciada. – Su aparentemente despreocupado comentario pareció avivar la llama del valor en uno de ellos, que, con la furia ganándole terreno al temor en su rostro, dio un paso al frente y se dispuso a responder de forma agresiva, cosa que nunca logró.

Con apenas un leve gesto, Kuroro alteró el ambiente, y a la altura del corazón de cada soldado, el aire fue de pronto “apartado” y, donde había “algo” de pronto no hubo “nada”, al igual que en el espacio. Fue rápido, y fue sangriento, pero en apenas un segundo, las vidas de los cinco hombres llegaron a su final. Los rojizos ríos bañaron el círculo, haciendo que recuperara su brillo, pero tan solo unas pequeñas gotas salpicaron el objeto que yacía en el centro exacto del círculo de sangre, plata y mercurio. Aquel conjunto de hojas, uno de los manuscritos originales donde se bosquejaba el personaje del afamado protagonista de la historia: el Conde de Montecristo, comenzó a irradiar energía, convirtiéndose en el punto focal de aquel no tan antiguo ritual, y mientras el prana comenzaba a llenar el aire, las palabras del cántico del demonio, comenzaron a resonar.


Proveer, Proveer, Proveer, Proveer, Proveer, Repetir cinco veces el Tiempo otorgado
Al inicio la Plata y el hierro, Al Principio el Archiduque del Pacto Sobre la Piedra
El fundador es el gran maestro Schweinorg, un Muro contra el viento que desciende
Cerrar las puertas de las cuatro direcciones
Sacar la Corona, Girar al Cruce los tres caminos que llevan al reino
Informo que tu cuerpo me pertenece, mi destino está atado a tu espada, sigue la llamada del Santo grial, y ¡Contesta si aceptas!
He aquí mis Ruegos, Solo somos Bondad, alejamos el mal de este mundo, eres los siete mundos vestidos con el alma de tres grandes palabras
¡Sal del círculo de invocaciones!
¡Defensor del Equilibrio de Maldiciones!

De pronto la luz del círculo llenó la habitación, de modo que nada podía ser visto; ni la luz de las velas, ni los cinco cadáveres, ni el manuscrito ahora manchado con gotas de sangre, ni el propio Kuroro. Todo fue tragado mientras el mundo parecía contener el aliento, a la espera de contemplar el resultado de la invocación realizada.
Kuroro Lucifer
Demonio
avatar
Mensajes :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A call from the chaos [Privado/invocación]

Mensaje por Edmond Dantés el Sáb Ago 20, 2016 7:29 pm

La existencia de un ser no se puede aclarar cuando este directamente jamás tuvo carne, nunca pudo sentir la libertad del viento chocar contra su piel, no se le permitió tener el tacto templado de la carne. El todo y la nada eran aquellas hojas que decoraban el suelo, las paredes e incluso techos, ¿dónde no se encontraban estas páginas sueltas de un libro sin final? Allá en el fondo de la mansión, la habitación mas amplia que tenía el bello lujo de no poseer un tapiz ilógico como el resto del lugar, justo allí se encontraba él... aquel que nación mas no hizo a la leyenda.

Él tenía una hoja en su mano, estaba echado sobre un cómodo sillón que los años no parecían haber consumido. Sus prendas poco formales daban a entender que nadie podía estar allí para acompañarle, y a su vez él no podía salir para hacer nuevos lazos. ¿Realmente era así? No, él tenía libertad de actuar como quisiese, de hablar como gustara e ir hasta donde pudiese. Los actos monótonos tenían una explicación real, y no era algo extraño que escapase de la comprensión humana, mucho menos de un acto orgulloso que haría cualquier héroe de tiempos remotos. Estaba escribiendo, acumulando hojas rotas o maltratadas en una esquina, esperando poder darle una continuación a su motivo de vida. Su última obra se alzaba hacia el techo mientras él extendía los brazos, esperando una respuesta del retrato de una bella mujer en el respaldo de su cama.

- ¡Al fin! He terminado, amada mía, ahora espero sea de vuestro más bello agrado -

Declaraba hacia aquel retrato mientras una expresión de auto-satisfacción se empezaba a marcar en su rostro, una que claramente no duró demasiado. Aquel retrato empezó a distorsionarse a la vez que una gota de sangre caía por el ojo aún mantenido en el cuadro. Instintivamente alcanzó la hoja, despedazando todo trozo de la misma para hacer que todo volviese a su propia normalidad. ¿Y a qué lleva esto? La evidente decepción, una frustración constante que no ha podido callar a lo largo de su existencia, la imagen de un hombre que dejó su peso en las rodillas y un rostro cubierto de vergüenza en aquellas propias manos sin vida.

- Lo tenía... te tenía allí... ¿qué he hecho mal, mi amada? -


Comenzó a levantarse, caminando con la ira a sus hombros, el fastidio de una rutina que no parecía tener más motivos de seguir. Mostró sus dientes en expresión de hastío, dejando una mandíbula rígida, con puños temblorosos y ojos cargados en la sed carmesí. Los pasos hacían eco a pesar de tocar constantemente contra viejas hojas sin uso, sus pies dejaban calcadas letras sin sentido sobre el suelo, la tinta negra brotaba de su ser. Los dedos se posaron sobre la pintura, aquellas yemas intentaban recordar el tacto de aquella dama retenida en aquel retrato. Cada uña rasgó poco a poco la tela que sostenía cada color, y de cada agujero brotaba la sangre de un espíritu ausente, ensuciando la pared y brazos del Conde.

- ¿Qué te hace negar mi compañía? ¿Dónde es que has sido llevada? No... - llevó ahora su palma roja hasta el centro de su pecho mientras la frente se golpeaba contra el cuadro - Has sido tú quien se ha ido, ¡tú quien me ha abandonado! ¡Todo lo he perdido y todo lo he sacrificado a tu nombre! -

Ahora la presión de los dedos fue hacia aquel cuadro, arrancándolo de la piedra en la cual estaba arraigado. La madera crujió cuando la fuerza del Conde azotó el objeto contra el suelo, partiéndolo en varias partes que desaparecían poco a poco, pues volvían a ser simples cenizas. Los momentos de silencio eran tranquilizantes para el Conde, quien poco a poco relajaba su postura y retomaba la razón. El cambio repentino de estado, el ánimo contrario al anterior resultaba muy repentino.

Invadía un llanto sin lágrimas, las palmas chocaban contra el rostro a la par que aquellos hombros temblaban por el agitado respirar. ¿A caso un hombre sin existencia posee sentimientos? Todo queda en un planteamiento humano que resuelve a una espiral sin fin. Las hojas se alzaban en un remolino alrededor del Conde, susurraban letras al azar, una voz repetida decenas de veces hacía eco en los oídos del hombre derrotado, era un ruego por escapar y regresar al mundo en el cual nunca tuvo vida. Ante el peligro vino la reacción, pues aquel hombre observó asustado a su alrededor.

- ¡No, aléjate! ¡No tienes poder sobre mí! ¡No dejaré que vuelvas a consumirme, no permitiré que seas tú quien vaya! -

Los brazos se extendieron hacia los costados, dispersando aquella tormenta de hojas. Una huida había iniciado, ahora el Conde intentaba escapar por la puerta que sería su libertad... una que nunca antes había podido cruzar. Dos manos carmesí salieron del suelo, pegándose a los brazos del mártir quien aún forcejeaba por salir. La sombra de un espíritu antiguo, un pasado que quería ser olvidado por un hombre que había pecado, era todo lo que renegó al final y en realidad era el motivo por el cual la humanidad le recordaba.

- Nos solicitan... me solicitan - declaró una voz gemela mientras la sombra cubría con prendas oscuras el cuerpo del hombre - Serás olvidado, y yo cumpliré aquello que has anhelado, aquello con lo que has fallado -

La piel alteró su color, la sombra cubrió con un manto oscuro al Conde, ahora sus ojos cambiaban a un color anti-natural y su propia figura parecía estar en otro plano. De un instante a otro llegó la oscuridad, y así como en el inicio de todo una explosión dio la vida, fue el ritual de invocación quien engendró al demonio. Ahora estaba un ser contrario al que ésta historia planteó en un inicio, y era momento de su presentación.

- Un placer conocerle... - presentó su voz ahora en el plano mortal, despejando con el movimiento de su capa todo aquel humo generado por el ritual - Maestro - aclaró al notar la figura de aquella persona que osaba profanar su descanso, ¿le irritaba? Para nada, pues tras su habla se retiró aquella galera de la cabeza y procedió a inclinarse como todo un caballero a una presentación formal.

Estiró sus dedos, tocando aquel suelo que nunca antes había sentido, y del propio recogió un par de gotas de sangre que terminaron en contacto con su lengua al subir la mano. - Curioso... usted, Maestro, me agrada vuestra manera de dar un espectáculo - sonrió con un deje de ironía, otorgando un par de aplausos suaves a su interlocutor. Caminó tranquilo, acomodando sus prendas, observando el entorno que habían preparado para él, y así quedó a tan solo un metro del demonio con el cual compartía un lazo.

- Hábleme ahora, ¿quién es aquel que ha traído a Assassin a ésta guerra? - llevó su palma al pecho, cerrando sus ojos por unos segundos mientras reclinaba su cabeza - Edmond Dantés, a vuestro servicio -
Edmond Dantés
Servant
avatar
Mensajes :
6

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A call from the chaos [Privado/invocación]

Mensaje por Kuroro Lucifer el Miér Sep 07, 2016 12:29 pm



A call from the chaos


Privado
02/01/1940
Berlín, Alemania
Noche

La luz lo cubrió todo con su hermoso resplandor teñido por obra de la sangre hasta un hermoso tono, su propio atardecer sangriento en medio de la noche oscura. Un demonio llamando a un demonio, un sacrificio abriendo las puertas del renacer, y la oscuridad de la noche amparando el secreto que a voz en grito sería revelado. Todo perfectamente alineado, acción e intención enfocadas en un solo objetivo, garantizando el éxito de aquel llamamiento.

Cerró los ojos en el breve momento de espera, hasta que una voz anunció la llegada de aquel a quien había estado esperando; con absoluto deleite contempló al fruto de sus esfuerzos, feliz con el aspecto con que se presentaba ante él. No pudo sino sonreír ante aquel comportamiento formal, que le recordaba a la cortesía reinante en los siglos pasados que ya todos parecían olvidar en vísperas de la guerra.


- Es un verdadero placer que mis humildes intentos por hacer de este desagradable lugar un sitio más apropiado, hayan sido bien recibidos. – Respondió al tiempo que hacía un barrido con un elegante gesto de su mano para señalar todo a su alrededor, como si la idea de cinco cadáveres tendidos a los pies de ambos no fueran más que el entretenimiento inicial.

- Yo soy Kuroro y es todo un placer. Espero que a lo largo de esta guerra podamos cooperar sin problemas; no soy como los Magus arrogantes que anhelan que los Servants cumplan el papel de familiares, no quiero ni un siervo ni una herramienta… Solo busco un aliado con el que compartir grandes triunfos. – Hizo sus declaraciones al tiempo que alzaba del suelo una de las incontables velas que de luz los proveían. - Acepta caminar a mi lado y te garantizo que no albergarás arrepentimiento alguno. Tendrás diversión por montones y podrás conseguir todo cuanto desees, para que esta nueva oportunidad en el mundo valga la pena.

Sin previo aviso dejó caer la vela sobre uno de los hombres ya muertos, para contemplar como comenzaba a desaparecer presa de las llamas. - Realmente lamento que no dispongamos de mucho más tiempo para presentaciones; habría deseado brindarte una memorable bienvenida, pero este sucio lugar ya no nos podrá hacer de refugio, y de seguro los compañeros de los sacrificios intentarán tomar represalias. – Acompañó las palabras con un ademán señalando los cuerpos, mientras se aproximaba a la puerta que los dejaría salir del que pronto se transformaría en el infierno.

- ¿Aceptarás venir conmigo, verdad? – Concentró su energía, ya considerablemente mermada por la invocación, y con una silenciosa orden impulsada por su voluntad, convirtió el aire en afiladas cuchillas que cortaron por la mitad todas las velas restantes, de modo que sus llamas besaran el suelo para comenzar a consumir todo a su paso. Mientras el incendio se comenzaba a formar, y el humo ascendía, abrió la puerta aunque no se marchó, a la espera de las palabras que Assassin le dirigiría, ansioso por conocer la respuesta ante su ofrecimiento.

_________________
Kuroro Lucifer
Demonio
avatar
Mensajes :
24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A call from the chaos [Privado/invocación]

Mensaje por Herr Doktor el Dom Sep 11, 2016 2:20 am

INVOCACIÓN EXCEPCIONAL

La invocación contó con los siguientes elementos:

  • Habitación cerrada
  • Círculo de invocación apropiado.
  • Catalizador adecuado.
  • Cántico correcto de invocación.
  • Potenciador de prana excepcional.
  • Invocador excepcional.

Por lo tanto, El Conde gana 20pts de stat; Kuroro se queda con la mitad de sus MP y debe pagar el mantenimiento de Assassin.
Herr Doktor
Admin
avatar
Mensajes :
132

Localización :
Top Secret

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A call from the chaos [Privado/invocación]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.