Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Afiliados Hermanos
Recursos y Directorios
Afiliados elite
Palabras claves

Septiembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Últimos temas
» Instituto Hanakotoba {Elite}
Jue Dic 29, 2016 1:02 pm por Invitado

» American Gangster — Afiliación Normal
Miér Dic 28, 2016 1:38 pm por Invitado

» La Pluma y la Ficción [Confirmación - Elite]
Miér Dic 14, 2016 5:03 pm por Invitado

» Tír na nÓg - Afiliación élite
Vie Dic 02, 2016 12:50 pm por Invitado

» Edurnen chronicles - afiliación elite
Jue Dic 01, 2016 4:18 am por Invitado

» Killing Kirill Meretskov [Misión 30/11/1939]
Vie Nov 25, 2016 4:02 pm por Simo Häyhä

» The Last Hope [Confirmación]
Mar Nov 22, 2016 1:27 pm por Invitado

» Hola soy nuevo (?)
Lun Nov 21, 2016 7:48 pm por alexander anderson

» Registro de Físicos ─ Obligatorio
Lun Nov 21, 2016 7:33 pm por alexander anderson

» RatbagPunce —Confirmación elite.
Lun Nov 21, 2016 7:35 am por Invitado


—Lux Aeterna [Privado/Flashback]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

—Lux Aeterna [Privado/Flashback]

Mensaje por Brynhildr el Miér Ago 31, 2016 11:47 pm


Finlandia, Invierno de 1940

A veces, las calles iluminadas por luces nebulosas y trémulas albergaban escándalos que no eran bienvenidos en aquellas noches pesadas y derrotistas.

Los residentes estaban acostumbrados ya a las cacerías de brujas que ocurrían en frente a las puertas de sus hogares. Tanto si un vagabundo desconocido, así como el vecino de toda la vida, se esfumaba en medio del frío de la penumbra, ya estaba muy claro hacia donde apuntar todas las acusaciones. La ciclopea sombra roja del comunismo engullía a los bravos ciudadanos finlandeses mientras estos dormían, emboscandolos cuando mas inocentemente reposaban entre sus pálidas sabanas.  

Cuando se escuchaba el rugido de los camiones y los aullidos de las balas atravesando la calle, no había mas de otra que enterrar la cabeza debajo de la almohada, y aferrarse al crucifijo y al escapulario para que no sea uno el próximo en convertirse en una lapida anónima, plantada en tierra virgen pues ni cuerpo para enterrar podía encontrarse.

Pero esa noche había sido inusitadamente pacifica, silenciosa. El ancho cielo negro estaba vestido en sus mejores sedas boreales, como si en el un artista hubiera pintado juguetones brochazos de cobriza y ambarina luz. Y al amparo de esas ondas luminosas serpentantes yacían tranquilas las calles, hasta que de uno de los aposentos, cuarto modesto y a la altura de la acera, salio el bramido de un arma descargándose. Al cabo de unos minutos, se escucho el mismo horrible sonido tres veces mas, y después solo el silencio perduro.

Familiarizados a ese mismo sonido, los residentes reconocieron el arma disparada casi al instante: la Tokarev TT-33... o en otras palabras, la pistola favorita del ejercito ruso.

Parecía todo haber vuelto a la normalidad, al aletargado mutismo de alas adormecidas y frigidez acogedora, cuando una ultima salva interrumpió la tranquilidad sobre la nevada rambla una vez mas. En esta acera cayo de un espasmo el cuerpo agonizante de un viejo soldado, cuya sangre profanaba la nieve blanca debajo de su agujereado pecho.

Inmediatamente salio corriendo hacia la calle una alta y esbelta doncella, de cabellos largos y opalescentes, como si hechos del mismo material y tono que los témpanos de hielo que cruzan los mares antárticos. Entre sus manos temblorosas llevaba la ensangrentada pistola, y en su suave voz espantada clamaba por auxilio de quien fuera.

Pero no llego lejos, antes de sentir un leve empujón en su espalda, y una extraña sensacion cálida en el vientre. Ella no lo sabia, pero había caído casi al instante; no lo sabia, porque su cabeza había empezado a dar vueltas, mezclando e intercambiando en rápida sucesión las imágenes de la primorosa aurora flotando en el éter, y las de la nieve y escarcha teñidas en carmesí, al alcance de sus descoloridas dedo.

Pronto, muy pronto, entraron las ganas de dormir, jalando obstinadamente de sus parpados, pesados como si estos estuvieran hechos de plomo. Alzo sus cansadas pupilas de ametista, y vio al soldado soviético dar su ultimo suspiro, con un arma aun humeante en su inerte mano derecha.

"Ah..." Penso ella. "Esta frío, pero no quiero dormir aun. No puedo, aunque mis ojos se cierran solos". Y mientras el color huía de sus virginales mejillas, húmedas por las lagrimas que fluían de sus ojos, pensó en su familia y en sus seres mas cercanos, todos ahora muertos sobre el piso de madera del cuarto modesto que llamaba su hogar, en donde el tiroteo había tomado lugar.

¿Por que ella?

¿Que era esto que era especial?

¿Por que los soviéticos la necesitaban con tanta urgencia, que tuvieron que infligir mil conmociones para finalmente dar con ella?

No habían mas energías para seguir pensando. La muerte estaba ya a las puertas. Pero antes de irse, la joven vio el contorno de una figura negra acercarse a ella. Con lo ultimo de sus fuerzas, extendió su mano hacia aquella aparición, que podría estar o no estar ahí. Le miro, con ojos débiles pero penetrantes. No uso palabras, pero lo que decia con su mirada estaba muy claro:

"Ayúdame, por favor..."

_________________
Brynhildr
Servant
avatar
Mensajes :
41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —Lux Aeterna [Privado/Flashback]

Mensaje por Simo Häyhä el Jue Sep 01, 2016 7:30 pm

Todo lo que habia viajado, todo lo que he vivido, para salvar a mi familia, paseando por las calles blancas, llenas de nieve, caminando tranquilo, llevaba mis armas en la mano, tenia el presentimiento de que algo sucederia en aquellas tranquilas calles.

Recordaba con melancolia a mi esposa e hijas. Tambien cuando mi hermanastra llego a pedirme ayuda, viviendo todos como familia, hasta el dia cuando debí entrar al ejercito, las dejé abandonadas bajo la proteccion del ejercito Finlandes.

Solo recordar eso me hace decaer un poco, pero un disparo me sacó de mis pensamientos mas profundos, sonaba como una pistola

Katyusha.....eso no suena bien para mi, necesito que me digas que ves desde arriba - Su corporeó se materializó a mi lado, asintiendo sin decir palabra se sube a la punta de la iglesia, me indica donde fue el disparo, tambien me dice que debo apresurarme

Si Katyusha se ponia de esa manera es por que era urgente, corrí a traves de los callejones para acortar camino, llegué a un punto sin salida, pero no me rendiria, con un par de apoyos paso por encima del muro y prosigo. Habia llegado al lugar del disparo, la sangre que estaba alli, no era del soldado que estaba muerto alli. Esa sangre era de una mujer, podia saberlo gracias a mi experiencia. Aun en esta nieve la sangre se mantenia liquida, por tanto la joven debia estar viva

Al seguir el trazo de sangre a lo largo del suelo, llego a un callejon, no muy a lo lejos de la entrada del callejon se encontraba una mujer, no podia notar como era ya que estaba oscuro, pero algo si podia notar, esa mujer me pedia ayuda a gritos. Aún si no podia decir palabra, me pedia ayuda, me estremecí, una joven no merecia morir así.

Descuida, ya no pasa nada, ya estoy aqui para ayudarte. Te guiaré hacia la vida, solo debes aguantar un poco mas - Al decir esto, pongo mi mano desnuda en su herida, lanzo un pequeño choque electrico para mantenerla despierta, no puede morir, no la dejare morir aqui abandonada

Katyusha se lleva mi francotirador, y entra a una casa, parecia ser una casa habitada, le iba a decir que los dejara ir, pero era una avanzada de sovieticos, mi ira me tomó por completo, le di la orden de atraparlos, serian mi sacrificio para salvar a la chica.

Recordé el modo de invocar a un espiritu para salvar a la chica, con mi daga sacrifico a uno de los soldados para usar su sangre como sello de los espiritus.

Al poner a la joven en el centro mi daga reacciona al circulo, parece que el metal del que está hecho pertenecia a algo poderoso. Eso me habia alegrado, tenia una forma de llamar a un espiritu poderoso con mi Shocker. Corté un poco de mi mano, sacando un poco de sangre, que pongo en la boca de la joven, y repito ante el circulo - Proveer, Proveer, Proveer, Proveer, Proveer, Repetir cinco veces el Tiempo otorgado
Al inicio la Plata y el hierro, Al Principio el Archiduque del Pacto Sobre la Piedra
El fundador es el gran maestro Schweinorg, un Muro contra el viento que desciende
Cerrar las puertas de las cuatro direcciones
Sacar la Corona, Girar al Cruce los tres caminos que llevan al reino
Informo que tu cuerpo me pertenece, mi destino esta atado a tu espada, sigue la llamada del Santo grial, y ¡Contesta si aceptas!
He aquí mis Ruegos, Solo somos Bondad, alejamos el mal de este mundo, eres los siete mundos vestidos con el alma de tres grandes palabras
¡Sal del circulo de invocaciones!
¡Defensor del Equilibrio de Maldiciones!
!Portadora del poder, maestra de armas!
Yo ante ti me presento y te llamo, usa el poder de estos hombres para tomar el cuerpo de esta joven, pido tu ayuda para salvarla, tu poder para sanarla y mi energia para sostenerte en este mundo. Que la daga que llevo en mi mano, hecha con el metal de tu armadura sea quien te llame !Oh Heroina! Yo que conozco tu identidad, deseo traerte a este mundo para que me sirvas, yo como tu Master; Deseo por sobre todo, un mundo sin guerra para que mi familia no deba sufrir más. Tu que me ayudarás a lograrlo podras realizar tu deseo, pues seré yo quien te ayude en tu travesía en este mundo, !Te Invoco Brynhildr!
- Puse mi daga por encima del cuerpo de la chica, algo sucedia, me estaba debilitando, los soldados habian muerto, Katyusha ya no estaba

Junto a la chica vi una silueta durante solo un pequeño instante, algo me decia que esto era solo el inicio
Simo Häyhä
Humano
avatar
Mensajes :
22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —Lux Aeterna [Privado/Flashback]

Mensaje por Brynhildr el Mar Sep 06, 2016 11:45 pm


En sus momentos finales, exhalando lo ultimo de calor albergado en su pecho, la joven doncella tuvo un sueño:

Soño que que era un princesa, o una reina, y que tenia un palacio hecho de polvo de plata, y un trono de helada ágata. Pero corona no poseía ninguna, ni consorte que la hiciera reír. Tan solo un espejismo que vago se burlaba de ella; se burlaba en su lecho de ascuas y cenizas, de la doncella que esperanzada asomaba la cabeza por la ventana, prisionera de un funesto porvenir.

—"Sigurd... Sigurd ¿Donde estas?" —Repetía a veces en soledad, resonando sus suspiros con el baile de los astros que coronaban la capital de los dioses, lejana en el horizonte, no menos inalcanzable que la luna, y lo que se escondiese mas allá. La doncella de los ojos de lavanda estaba presa en su jaula de oro, plata y cristal, aferrándose a una promesa de amor, que dolía mas que mil lanzas hiriendo su divino corazón.

Ay de la doncella, que espero por lo que se sintió como una eternidad, por su plateado caballero en su galante corcel que salto entre las llamas divinas, con la diestra blandiendo la gallarda espada hecha de sol, que antaño clavo en el pecho del maligno dragón. Sigurd no iba a volver...

Sin darse cuenta, la joven había visto un fragmento del pasado, espiando los mosaicos de las memorias de cierta heroína que el tiempo ha recordado con tristes pigmentos de desamor y tragedia.

En ese momento, los ojos de la chica volvieron a abrirse, y un haz envolvió la calle entera con luz radiante, como si alguien hubiera arrancado la aurora del cielo y la hubiera clavado en la tierra como un relámpago de Odin. El incandescente circulo mágico creo una conexión con otro mundo por obra y gracia del Santo Grial, y el espíritu que aquel hombre había llamado respondió finalmente a su suplica.

Su forma se unió con aquella de la moribunda chica; sus mentes y sus almas se hicieron una sola, creando una única esencia indistinguible, que ya no podía llamarse humana ni espiritual. Tomando el cuerpo ajeno como recipiente, en lugar de uno de aquellos que el ritual del Santo Grial prepara de antemano, el espiritu heroico Lancer descendió y tomo la sagrada forma de la Reina de las Valquirias, mujer celestial que alguna vez defendió Asgard y Midgard con la fuerza y determinación de mil hombres.

—Soy el Servant de clase Lancer. Te pregunto: ¿Eres tu mi Master?—

La misteriosa mujer tenia una armadura hecha de mithril que resplandecía bajo las estrellas, y una colosal lanza que a pesar que lucia pesada a mas no poder, flotaba entre sus femeniles dedos vestidos de metal, como si no poseyera masa alguna.

No mas había terminado de presentarse, cuando un candente proyectil de plomo rugió en dirección a las espaldas del oscuro hombre. La valquiria fue mas rápida, desviando la bala en mitad del aire con un certero movimiento de la mano. Los soviéticos los habían encontrado, y ahora un escuadrón armado con fusiles automáticos venia a por ellos.

Su reacción fue automática, y con un solo aventon de su titanica lanza detuvo con un muro de aire cada uno de los proyectiles que los humeantes rifles dispararon hacia ella. Los soldados se detuvieron y se dieron miradas consternadas; el ruso de mas alto rango dio un paso hacia delante y apunto con su pistola hacia el hombre y su Servant. Con su rasposa voz de tormenta les dio una amenaza en palabras eslavas, y ordeno otra salva de metralleta hacia los perseguidos.

Lancer volteo hacia su Master, esperando silenciosamente por una orden.

_________________
Brynhildr
Servant
avatar
Mensajes :
41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —Lux Aeterna [Privado/Flashback]

Mensaje por Simo Häyhä el Vie Sep 09, 2016 3:13 pm

Una joven habia aparecido ante mi, vistiendo una armadura hecha del mismo material que mi Shocker, no recordaba nada, cuanto tiempo habia pasado, ya era medio dia, quedé inconsciente tanto tiempo?

Ante mi aparecia una dama cubierta con una armadura de Mithril; mi daga estaba en mi mano, y en mi mano aparecia una marca con forma de lanza. Parece que he logrado el contrato y es con una heroina Valkyria

Parecia que me hacia unas preguntas - Soy Simo, el hombre que te ha invocado con el proposito de salvar al cuerpo de quien es tu receptor actualmente. Por tanto es correcto lo que deduces, soy tu Master. Quiero cerrar el contrato contigo, que obtengas la marca de que eres mi Servant - Apenas dicho eso aparece una avanzada rusa; parecia que buscaban a la joven que salvé

Un disparo habia venido en mi direccion, Lancer habia desviado tal bala, mi abrigo hubiera soportado una bala de fusil, pero este era mas grande, casi quedo gravemente herido sin Lancer

Ruedo hacia delante mientras tomo mi francotirador y apunto a los rusos mientras Lancer mira en mi direccion, creo que quiere le de ordenes para atacar.

Lancer, como tu master, ataca a esos rusos. Yo te daré apoyo desde la distancia - Al decir eso, doy unos cuantos disparos electricos en direccion al pequeño escuadron mientras espero que Brynhildr ataque de frente

Mis ojos se vuelven rojos y un aura electrica me rodea, parece que mi frenesí estaba llegando a su apogeo y debia liberarlo cuanto antes
Simo Häyhä
Humano
avatar
Mensajes :
22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —Lux Aeterna [Privado/Flashback]

Mensaje por Brynhildr el Lun Sep 12, 2016 11:42 pm


—Correcto. Entonces, haré todo lo que me digas. Como una Servant, y como una valquiria, es mi destino el seguir ordenes de otros.—

Lancer asintió levemente con la cabeza. Después hizo una leve reverencia hacia su Master, y con la velocidad de un relámpago se lanzo hacia el pelotón de soldados, danzando entre la lluvia de balas como una estrella fugaz. Imposible de seguir con ojos humanos, la mujer penetro en las filas y arrojo por los aires a un quinteto de hombres solo con un golpe.

Su postura y su porte, aun en el campo de batalla, rivalizaban en gracia a la de una bailarina, y la sutil manera en que encadenaba sus próximos movimientos servían para fortalecer la comparación. Sincronizando los vaivenes de su enorme lanza y tranquilos puños a algún ritmo de batalla memorizado en los ardientes salones del Valhalla, los rusos caían, y los cañones de a poco detenían su feroz rugido.

No solo eso. En algún momento la doncella noto que aquellas dirigidas a ella no eran las únicas balas que eran disparadas. En determinados momentos, podía sentir el candente roce de proyectiles azul eléctrico, aullando magistralmente entre los pequeños resquicios que dejaban sus pasos y movimientos. Habiendo entendido esto, la doncella dejaba a consciencia espacios entre los cuales las balas de su Master podían provocar los peores estragos.

Pasando entre sus níveas hebras de cabello, rozando su alba y tersa piel, las balas derribaban a los últimos enemigos, y remataban a aquellos que Brynhildr ponía deliberadamente en el camino, causando las manchas de sangre que ahora ensuciaban su negro vestido. El ultimo de los soviéticos yacía en su suelo, y recibiendo el paso de la lanza en su pecho, dio el suspiro final. Solo hasta ahora se había percatado: su Master era un maestro tirador.

—Todo esto, por salvar la vida de una joven. Es alguien muy benévolo.—

Sin una sola señal de cansancio o fatiga, hablo para si misma, y elevo la mirada por unos instantes. Ahí, en los balcones y en las ventanas; desde los techos y las habitaciones, decenas de Finlandeses empezaban a cantar una ovación de victoria para los héroes que enfrentaron a los comunistas. Y aunque en parte no sabían como explicar lo que recién ocurrió, se apreciaba que sus corazones albergaban el cálido sentimiento de la esperanza; sensacion que tenían semanas de no disfrutar.

No obstante, la divina reina no tenia logro que celebrar. Tan solo había sido una herramienta, cumpliendo de forma mecánica un edicto gestado por una mente ajena. Si acaso, debía ser su Master el receptor absoluto de las alabanzas. Se acerco ella a el, mirándolo con un deje de tristeza en los ojos.

—Master. No deseo que mas gente nos vea. Deberíamos irnos de aquí. Guía el camino.—

Buscando las sombras de los callejones, Lancer se puso al lado de Simo y le siguió de cerca. Tenia un presentimiento que los Soviéticos no se darían por vencidos tan fácilmente.

_________________
Brynhildr
Servant
avatar
Mensajes :
41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —Lux Aeterna [Privado/Flashback]

Mensaje por Simo Häyhä el Sáb Sep 17, 2016 11:24 pm

Lancer habia aceptado mis ordenes, y como rayo en el viento se lanzó contra los sovieticos, clavando su lanza en uno y en otro, pero aún no se acostumbraba a estar en ese cuerpo, dejaba a los enemigos a sus laterales; ahi es cuando mi maestria en armas a larga distancia es necesaria.

Usando los espacios que dejaba el patron de ataques de Lancer, podia permitirme disparar mis balas electricas, ya que puedo cambiar su electromagnetividad, puedo hacer que la armadura de Lancer repela mis balas y las haga pasar alrededor suyo para llegar al frente y ser enviadas al enemigo original.

Uno tras otro fueron abatidos, la sangre cubria el piso tal como una alfombra tapaba el piso de madera de cualquier hogar. Aunque aqui ya no se podia saber de que color era tal suelo. Lancer acababa de matar al ultimo de los sovieticos, parece haber dicho algo que no logré alcanzar a escuchar, solo un murmullo de "Eres muy benevolo" o algo así.

Los finlandeses estaban festejando a Lancer y a mi por habernos deshecho de los sovieticos que los atormentaban, era hora de irse sin dejar rastro de que hemos estado aqui. Tomando mi abrigo y armas; pongo mi mascara y me giro a Lancer - Nos vamos, odio ser visto por civiles mientras trabajo o descanso, tengo hambre y sueño. Guarda tu lanza y ponte esto, te protegerá del frio - le lanzo un abrigo gris y un gorro ruso (sin emblema sovietico)

Este es el inicio de una guerra en contra de la nacion sovietica, y junto a Lancer, lograré rescatar a mi familia
Simo Häyhä
Humano
avatar
Mensajes :
22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —Lux Aeterna [Privado/Flashback]

Mensaje por Herr Doktor el Miér Sep 21, 2016 1:43 am

CALIFICACIÓN DE INVOCACIÓN

La invocación contó con los siguientes elementos:

  • Círculo de invocación apropiado.
  • Potenciador de prana excepcional.
  • Mal invocador.
  • Sin catalizador pero la personalidad del invocador y la del Servant a invocar son compatibles.
  • Cántico correcto de invocación.
  • No se menciona si la habitación está cerrada, pero tampoco si está abierta, por lo que no cuenta ni para bien ni para mal.


Por lo tanto, Brynhildr no gana puntos de stat; Simo gasta toda su estamina en la summon, dejando solo el 10% para que no muera y ya se pagó el que sirve para mantener al servant.

Cabe mencionar que ella obtendrá 5pts de stat sólo cuando se encuentre en alguno de los países nórdicos, que incluyen: Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia, las regiones autónomas de Islas Feroe, Groenlandia y Åland.
Herr Doktor
Admin
avatar
Mensajes :
132

Localización :
Top Secret

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: —Lux Aeterna [Privado/Flashback]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.